Placas solares subvenciones

Subvenciones placas solares



Resumen: Subvenciones por la instalación de placas solares, incentivos que no dejan indiferentes. Administración central y comunidades autónomas compiten por ofrecer ayudas en diferentes tramos técnicos. La Administración central establece un costo subvencionable del 30% para la instalaciones solares particulares.

Quienes se deciden a instalar placas solares para producir la energía de sus hogares, la que se consume en espacios públicos o la que se utiliza en la producción de las empresas, tienen a su alcance un repertorio de ventajas que van más allá del simple ahorro por el gasto de energía, de los beneficios de vender la electricidad que se acumula y sobra o de la protección derivada del medio ambiente.

Los que apuestan por aplicar las bondades de la energía solar tienen a su alcance ayudas y subvenciones de diferentes administraciones, así como bonificaciones fiscales que devuelven una parte de la inversión. Si de hacer números se trata, el que instala los paneles solares siempre tiene las de ganar, se mire por donde se mire.

Así, si de incentivos fiscales hablamos, nos tendremos que referir a las bonificaciones en ese sentido que contempla la Administración central para las pequeñas empresas en régimen de estimación directa y las que pueden llegar a través de la Ley del Impuesto sobre Sociedades. Una batería de incentivos y beneficios a la fiscalidad para las firmas que apuesten por la energía solar.

El organismo del que dependen las subvenciones y ayudas estatales es el Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE). Estas ayudas son, por desgracia, en la gran mayoría de los casos incompatibles, con las que proponen, tanto para las empresas, como para los particulares, todas las comunidades autónomas españolas, resueltas también hacer avanzar la protección del medio ambiente y el ahorro de la factura del consumo de combustibles del país. Administración central y comunidades autónomas compiten por ofrecer ayudas en diferentes tramos técnicos.

La Administración central contempla subvenciones y ayudas para instalar placas solares para el caso de particulares, siempre y cuando las inversiones por este concepto no superen los 5.000 euros y, por supuesto, no tenga una finalidad de lucro.

La subvención o las ayudas, en ningún caso, podrá ir más allá del 30% de la inversión por la instalación de las placas solares y de los equipos complementarios y necesarios. Los requisitos, desde el punto de vista técnico, son muy rigurosos. Por ejemplo, las instalaciones de aprovechamiento de energía solar deben ser nuevas, y en el caso de las térmicas, para calentamiento de agua doméstica, disponer de placas solares de 4 o más metros cuadrados y un tope de 90 euros por metro cuadrado como pago acogido a la subvención.

Otro criterio para limitar las subvenciones es que las instalaciones tendrán que tener una potencia igual o superior a los 1.000 caballos. En cualquier caso, las potencias se otorgarán a razón de un máximo de 1,75 euros por caballo, en instalaciones aisladas, como las que corresponden a una única casa unifamiliar. En las viviendas en las que las instalaciones estén conectadas, el fondo que se otorga es a razón de 0,9 euros por caballo de potencia establecida en el proyecto de obra.

Todas las comunidades autónomas, como hemos comentado, consideran ayudas y subvenciones para la aplicación de la energía solar térmica para particulares. La Comunidad de Madrid (ver), por ejemplo, paga hasta con 35 euros por metro cuadrado de la capacidad de los colectores de propileno instalados, en el caso de los colectores de alta tecnología, hasta 225 euros; para el resto de placas solares, la subvención se estima en, al menos, 125 metros cuadrados. La Comunidad de Madrid no subvenciona instalaciones con placas solares de menos de 10 metros cuadrados. Algo, que complementa la oferta, al alza, del Gobierno Central.

El usuario comprometido con la energía solar siempre tiene donde elegir, su subvención le espera.

Sergio Suárez