Placas solares coste
Placas solares coste

Coste placas solares



Resumen: La reducción de los costes de las placas solares vuelve más atractivo el uso de la energía limpia del sol. Las placas solares producidas en China son más baratas, pero sus fabricantes apenas ofrecen garantías. Sólo los fabricantes europeos, proponen garantías de un cuarto de siglo para sus placas solares.

La comercialización de placas solares provenientes de fábricas asiáticas y la demanda constante de instalaciones como las de los huertos solares han disparado la demanda de placas solares, pero también ha reducido los costos de fabricación unitarios por cambios efectuados en la forma de trabajar con los materiales fotosensibles, y que, en algunos casos, han caído hasta el 50%. El futuro del aprovechamiento de la energía limpia del sol es todavía más alagüeño cuando, además, los costes de las placas descienden para hacer esta tecnología aún más atractiva al ciudadano.

Las placas solares que podemos encontrar instaladas en todos los rincones de nuestro país son de dos tipos: Las fotovoltaicas y las solares térmicas. Las primeras son células fotoeléctricas que, convenientemente encadenadas en soportes seriados, constituyen las placas solares. Las fotovoltaicas producen energía eléctrica a partir de electrones libres capturados de la emisión de luz solar. Las segundas, las placas solares térmicas, aplican la energía capturada del sol al calentamiento de un fluido que, a su vez, se encarga de dar calor al agua, bien para uso doméstico, bien para uso comunitario, por citar los casos más comunes, piscinas o sistemas de calefacción.

Policristalinas y las monocristalinas



Del primer grupo, las fotovoltaicas, hay, sin embargo, dos tipos básicos de placas solares fotovoltáicas, las llamadas policristalinas y las monocristalinas. Si hablamos en términos de costes, las monocristalinas son más caras, pero, en cambio, generan más energía. Las policristalinas son más económicas, pero su rendimiento es más bajo. La tendencia de los últimos años es constante al descenso de precios, tanto de las policristalinas, como de las monocristalinas.

Más allá, del coste unitario de cada tipo de placa solar, el empleo de un formato u otro obedece a la utilidad que se le vaya a dar a la instalación. Así, en huertas solares o instalaciones de gran tamaño, como las que se acondicionan en los techos de las naves industriales, resultan más adecuadas las placas solares policristalinas. Si el área a cubrir con placas solares es pequeña, se prefiere las monocristalinas.

Firmas chinas



El mercado de placas solares fotoeléctricas está ocupado en gran medida por firmas chinas que fabrican placas solares a unos costes muy bajos. Sin embargo, si las empresas europeas no pueden competir en costos con las firmas asiáticas, si lo pueden hacer con las garantías como referencias. Éstas son difíciles de ejecutar porque el titular de la marca está en Asia y los productores europeos de placas solares garantizan sus equipos, en ocasiones, hasta por 25 años, y el rendimiento certificado en la misma garantía se ofrece no inferior al 80% de su capacidad.

La garantía del fabricante es importante porque se trata de unas instalaciones que deben estar operativas muchos más de los veinticinco años que certifica el fabricante. El costo de las placas solares está ceñido al material de silicio en el que están construidas y por el rendimiento estimado. Sin embargo, el punto máximo de vataje fotovoltaico puede rondar los tres euros de rendimiento efectivo.

Placas termicas



El segundo gran grupo de placas solares son las llamadas, como se ha dicho, térmicas. El calor queda atrapado en una instalación en forma de armazón, en la que el vidrio y las superficies fotosensibles captan la energía y la trasladan para calentar un fluido, normalmente aceite, situado debajo y en un circuito. Este fluido calentado es el responsable del aumento de la temperatura de un depósito de agua situado sobre la superficie formada por las placas solares.

Los costes de la aplicación de esta sencilla tecnología son relativamente bajos y su rendimiento a medio plazo es una garantía para ser tomada muy en cuenta. Aún más, cuando las subvenciones de las administraciones centrales y periféricas han puesto sus intenciones en ellas para reducir la dependencia del país del petróleo y como medio para mejorar la calidad de vida y la protección del medio ambiente con una energía modelo, renovable y limpia como la solar.

Sergio Suárez